lunes, marzo 30, 2009

Pack Anticrisis (I)

Damas y caballeros, la crisis está más jodida que nunca.

Vale, puede que nos hayamos pasado un pelo pidiendo préstamos millonarios a completos desconocidos que jamás podríamos devolver sin violar todas las reglas de la ética, la estética, la física, y el buen gusto, para poder comprar a otros desconocidos una cosa rara que se llamaba producto finaniero activo tóxico, o algo así, pero eso tampoco es para llenar horas y horas de Telediario. Al fin y al cabo, a ver quién se resistía a comprar a este señor, con la cara de buena persona que tiene, una cosa llamada Paquete Inversor de Alto Riesgo. ¡Por favor, hombre! ¡Cualquiera se resiste ante nombres comerciales con tanto gancho!

De hecho, ahora que lo dicen, no sé qué pudo salir mal en mi visita a la Financiera. Yo sólo fui a pedir un préstamo para una Playstation y me vestí para la ocasión, con una camiseta que decía algo así como:



Y entonces me abrieron la puerta muy amablemente... lo recuerdo como si fuera ayer...

(/MODE FLASHBACK ON)



- Ven pacá maño que te vendo este paquetito de papeles...

- ¡Oh, qué señor tan amable! ¡oOOOoooohh, qué paquetito tan bonito! ¿Cuánto cuesta?

- Quinientos mil euros.

- ¡Qué cifra tan redonda y adecuada! ¡Por ese precio, seguro que no me pueden vender nada de baja calidad! Dígame, amable caballero de candorosa faz, ¿Qué contiene?

- Deudas de decenas de tíos más pobres que tú, qué digo más que tú, que las cucarachas del polígono industrial donde te pasas doce horas diarias dejándote la salú de las cervicales.

- ¿Y cuánto le deben?

- Miles de millones de euros.

- Ah, y dígame... ¿cuánto ganan al mes?

- El que más, si se prostituye en los urinarios de la estación de autobuses, se presta a ratos libres como cobaya humana para experimentos militares, pone a sus hijos a pedir y a su mujer a fregar escaleras después de que la confundieran por quinta vez con un travesti y viera que hacer farolas no era lo suyo... quinientos al mes.

- ¿Quinientos mil euros?

- Quinientos... a secas. Le propongo el negocio del siglo: estos pringaos me deben hasta la vida, pero me he cansao de que me paguen poco a poco. Si me dá usted quinientos mil euros ya mismo, le vendo la deuda y a partir de hoy le tendrán que pagar a usted lo que ellos me deben.

- ¡Cielos, pero si me vende usted eso me asegura ingresos extra el resto de mi vida!¿Dónde hay que firmar?

- Primero dame los quinientos mil...

- ¡Eso está hecho! ¡Quiero ese paquetito! ¡Lo deseo! ¡Deseo convertirme en un vividor de rentas a costa de las necesidades de dinero prestado de las clases más desfavorecidas de norteamérica a quienes no he visto la cara en mi puta vida!

- ¿Pero tienes los quinientos mil o no?

- Esteeee... no.

- ¡No te preocupes hombre, que tengo la solución! ¡Este amable amigo mío te los presta a cambio de un interés muy bajo!



...Tus pelotas son mías ahora, piltrafilla...

- ¡Perfecto! ¡Me endeudaré hasta las cejas para poder comprar las deudas de tíos más insolventes que un rebaño de ovejas trasquilás a las que se les hubiera quemao el establo, sin pensar en las posibilidades que tengo de que me paguen después aún a sabiendas de que probablemente no vivan ni en mismo continente, aún sabiendo que ya tengo miles de euros pendientes de devolver a mi banco por adelantarme pasta para comprar un piso carísimo y totalmente fuera de mi alcance! ¡Es usted un GENIO, señor financiero!

- Gracias, es mi trabajo y mi placer, chaval.

- Pero si se me permite preguntar... estas personas cuya deuda le acabo de comprar... qué le deben?

- Pues básicamente se trata de que a esta gente, en su día, les presté mucho dinero a un interés muy alto. Digamos que si les presté cinco, ellos aceptaron devolverme diez.

- ¿Y para qué querían tanto dinero? ¿Para poner un negocio? ¿Para salir de la pobreza?

- Básicamente, para comprar a mi amigo, al que ya conoce, paquetes de otras deudas de tíos más insolventes que un rebaño de ovejas trasquilás a las que se les hubiera quemao el establo, sin pensar en las posibilidades que tengo de que me paguen después aún a sabiendas de que probablemente no vivan ni en mismo continente, aún sabiendo que ya tenían miles de euros pendientes de devolver a su banco por adelantarles pasta para comprar un piso carísimo y totalmente fuera de su alcance.

- ¡Qué gente más gilipollas! ¡Les está bien empleado que les explote!

- Es que no todos nacen tan listos y tan espabilaos como tú, chaval, que dá gusto hacer negocios contigo...

(/MODE FLASHBACK OFF)

...

.........

Que quieren que les diga, damas y caballeros... por mucho que le doy vueltas al asunto, no me explico cómo he acabao debiendo tanto dinero y con dos avisos de desahucio.

Pero ¿vamos a dejar que una simple crisis financiera a niveles nunca vistos que amenaza con subir el paro hasta crear auténticas mareas de gente que asalte supermercaos a golpe de alpargata (por no tener otra cosa más a mano) nos intimide?

¡NUNCA!

Este su humilde blog, que no ceja de ser un servicio público para todos ustedes, queridísimos y queridísimas damas y caballeros lectores, les proporcionará toda la información que necesitan para no renunciar a su nivel de vida sin tener que depender del vil dinero.

Acto seguido paso a responder a la primera pregunta que ha llegado a los correos de Asesoría Anticrisis El Jose, esperando que las próximas semanas muchas más dudas vayan siendo despejadas:

El compañero BURRACO23@GMAIL.COM dice:

"Stoi ta ls plotas dl kbron d m jefe y d m pta mdre k ma kitao l psta pl ginasio"

Amigo Burraco, tu lirismo y poesía me han emocionao tanto como hojear a PROUST en versión original dentro de unas letrinas portátiles del Ejército Australiano. En agradecimiento a haberme saltao las lágrimas con semejante plática, te contesto: NO PREOCUPARSE.

Servidor es también un adicto a la cultura física, sobre todo de michelín pabajo o de michelín enmedio, y no he dudado en ponerme en contacto con un grupo de expertos deportistas de élite de mi Aragón natal que se dedican a promocionar sesiones de GIMNASIA SUAVE y TAI CHI en el idílico entorno natural de LOS MONEGROS.

Aquí te dejo la prueba de que se puede seguir un ejercicio moderado sin necesidad de muchos aparatos. ¡Suerte con tus entrenamientos, amigo BURRACO!



Y para todos los demás, recuerden... no se olviden de cuidarse mucho y ser felices, si pueden.

Y si no pueden, al menos inténtenlo, cojones, que es gratis.

PD: No, señores, esto de que estoy endeudao iba en coña. No puedo estar endeudao, si jamás he tenido un duro y todos los bancos se me reían en la puta cara na más entrar. Veamos si ahora cambia la cosa teniendo en cuenta que SÍ, QUE HE APROBAO LAS OPOSICIONES Y QUE ACABO DE SACARME (otra) PLAZA DE FUNCIONARIO. ¡Escala media, allá voyyyyyyy!!! De modo que aprovecho y voy a lanzar un mensaje a los que me decían que había perdido un valioso año de mi vida trabajando nueve o diez horas y empollando otras cuatro entre semana y fines de semana enteros: ja-ja-ja-ja-ja-ja-ja. Sí, sólo tengo una neurona. pero es cinturón negro... XD