martes, enero 15, 2008

Puedo prometer y prometo



(Nota de disculpa de rigor, y como siempre, la única nota seria: señores, me había prometido a mí mismo no escribir un post sobre política por no meter más cizaña a como está la cosa hoy día. Pero no me he podido resistir. Este post no pretende meterse con una ideología en concreto. No soy quién para juzgar a nadie, y mucho menos para decirle a nadie a quién tiene que votar. Me crean o no, considero personalmente que la democracia es el menos malo de los sistemas. Pero eso no quiere decir que me guste todo lo sucio que la política implica, especialmente la peña que va a votar como putos robots a los que les cuesta pensar o sólo lo hacen por interés. No los soporto. Es por ello que en política, digamos que tolero el QUÉ, pero no soporto el CÓMO. Por eso, me he intentado meter en la piel de uno de éstos para que explique al mundo otro, digamos, punto de vista del mundillo de la política. Tampoco me van a creer, pero he conocido a buena gente, y a cabronazos, de casi todas las ideologías. CASI todas. Va por ellos (los que son buena gente) deseando que gane quien gane, al menos pasemos hambre los menos posibles)

Damas y caballeros, la hora que llevaban ustedes esperando durante cuatro años está al llegar. El momento de decidir otra vez el rumbo que tomará este gran país recaerá otra vez sobre las espaldas de los ciudadanos. La llamada de las urnas ha sido lanzada, y los hijos de la Democracia contestarán todos a una a su sagrado deber cívico. ¿Qué es esto? ¿oigo risitas de fondo? ¡Contengan ahora mismo esa risita mordaz que aflora en la comisura de sus labios, insensatos! ¿Acaso se creen que es cosa de risa? Ya sé, ya sé, a los lectores más jóvenes les parece que es muy fácil: se llega, se coge un papelito, se dobla, se mete en la cajita y ya está, ¿verdad?. ¡Ah, inconscientes! ¡Ah, inmaduros! ¡Ah, necios impúberes que no sabéis valorar lo que tenéis!

Menos mal que aún quedamos ciudadanos responsables que, de manera objectiva, neutral, aséptica y profiláctica, podemos reconducir los atribulados impulsos de la juventud hacia las flores y los frutos de la cultura democrática. JOVEN, prepárate para un viaje iniciático que cambiará tu percepción del mundo, a través del...

MANUAL DEL BUEN VOTANTE:

Señores, votar con cabeza se reduce a dos sencillas Grandes Leyes Fundamentales:

Primera Ley Absoluta: vivan las listas cerradas.

JOVEN, votar no es una tarea que deba cumplirse a la ligera. Implica una árdua tarea de concienciación, responsabilidad y esfuerzo, pero a cambio, recibirás la mayor recompensa de un moderno abanderado de la democracia indirecta o respresentativa: no tener que pensar en nada durante cuatro años y tener la sensación de que todo un ejército de gestores, estadistas y profesionales de la sostenibilidad social y política se ocupan de tí y del futuro del país. ¿Sorprendido? ¡Pues eso no es todo! Además de eso, el sistema te ahorra que tengas que perder tu valiosísimo tiempo en escoger a tus representantes. Eso sería abusar de tí, cuando en realidad todo el mundo sabe que en una empresa, lo menos importante es que tengas libertad para escoger los tipos en los que delegar tu poder y que pueden mandar a la puta ruina las ganancias que tu familia ha conseguido gracias a no protestar demasiado durante tres o cuatro generaciones de contínua explotación laboral. Nada, nada, no pierdas el tiempo en votar a personas, que la gente es mu mala, ya se sabe, y encima tienes que perder tiempo en conocerlos y saber si dominan de cosas tan complicadas como geopolítica, economía y sostenibilidad medioambiental...

Sé lo que estaís pensando: vaya palo, joder, para saber los que dominan de verdad de un tema, voy a tener que estudiar yo. ¡Qué tontería! ¡qué dislate! ¡Como si vosotros, pobres angelitos nuestros, no tuviérais mejores cosas que hacer que participar activamente en las decisiones de un Estado! Seamos serios: la mayoría tenemos un trabajo donde nos putean o puteamos nosotros, y eso es muy cansao. Y cosas por pagar, muchas cosas por pagar: que si el coche, que si la casa, que si la pensión de la ex, que si casinos, que si furcias... es decir, que bastante tenemos ya con procurar matarnos para tener todas esas cosas imprescindibles en un país moderno y civilizado. Además, la mayoría no habéis leído un libro al año, que lo sabemos, pillastres, que ya encargamos una encuesta. ¿Pero qué os creíais? ¿que de verdad la gente se traga que cuando tú, pobre veinteañero, te compras el Playboy, lo haces para leerte los artículos? Por supuesto, hombre, por supuesto, no te pongas así... ya sé que precisamente TÚ SÍ, por favor, eso salta a la vista. Te voy a confesar una cosa: yo tampoco.

No hay problema: para eso se han inventado las listas cerradas. Tú no te preocupes en escoger a las personas más adecuadas para un cargo, que eso ya lo hacen los partidos políticos por tí. Es más, para que veas lo trabajadores que semos, no sólo vamos a decidir por tí quién va en cada lista, sino que además decidimos el orden en que van. Tú sólo ves a votar, que te vas a encontrar las listas importantes ya prefabricaditas, bien puestecitas y en su sitio, para que te puedas concentrar en lo que más importa: el logotipo de la papeleta.

A cambio de esta despreocupación (que ya sabemos que la salud de tu sistema nerrrrvioso no tiene precio), sólo te pedimos que hagas un esfuerzo y te tragues, sin más, que realmente los partidos políticos eligen a los componentes de esas listas por sistemas absolutamente meritocráticos y objetivos en lugar de ser una jaula grillos donde cualquier subnormal analfabeto bien dotado para las relaciones interpersonales pueda hacerse con un puesto en las listas a cambio de cualquier chorrada, desde ser el yerno de nosequién hasta hipotecar su empresa para financiar parte de la deuda del partido. Eso, por supuesto, NO SE HACE, como bien han comprobado las decenas de observadores internacionales que sin cesar velan por la transparencia interna y mecanismos democráticos de funcionamiento de los partidos. Hoooombre por favó.

Segunda Ley Absoluta: viva la propaganda.



JOVEN, estoy notando en tí un viso de grave preocupación. Y sé por qué. Ya has visto que te hemos ahorrado el esfuerzo de escoger a la gente en la cual delegar tu poder los próximos cuatro años, y los hemos sustituído por unas siglas y unos dibujitos muy bonitos que sin duda tu subdesarrollado intelecto podrá memorizar con algún esfuerzo.

Ahora bien, tu decisión es difícil. Entre todas las opciones, ¿qué hacer? ¿cuál escoger? ¿a qué supermodelo sacar a bailar, rezando para que al despertar por la mañana no te encuentres con que has mantenido relaciones contranatura con un oso hormiguero?.

¡No te preocupes! ¡Todo está previsto! Para estos casos se han inventado las CAMPAÑAS ELECTORALES.

¿Qué es una campaña electoral, me preguntas tú, lector, clavando en mí tu pupila azul? Y yo te respondo gustoso: querido lector, una campaña electoral es el método más fiable, hablando en términos científicos, para que realmente LOS MEJORES candidatos sean escogidos. Consiste en que cada partido te haga llegar a tu casa y de manera completamente gratuíta lo que ellos quieren que pienses sobre sus candidatos y sobre los candidatos de los demás. Naturalmente, como buen mecanismo de orden, la campaña tiene una doble función: primero, te evita esfuerzos, que es lo más importante; y lo segundo, obliga al partido que quiera llegar a más gente a gastarse cantidades indecentes de dinero. ¿Y de dónde obtiene ese dinero, te preguntarás? ¿de los pobres militantes de base que pagan la cuota?. ¡Por supuesto que no! ¡Pues anda que stán los pobres militantes como para renunciar a su cuota de porno por internet de la semana! ¡Eso es lo genial del sistema, que el dinero para eso lo ponen OTROS!. Para ganar es necesaria una gran campaña, y una gran campaña sólo se paga ENDEUDÁNDOSE con el apoyo de los que tienen el dinero, es decir, los BANCOS y las GRANDES EMPRESAS.

¿No es genial? A cambio de que tú, pobrecito nuestro, angelito de nuestro corasón y entretelas, no tengas que pegar un puto palo al agua, sólo has de dejar que los políticos deban una pasta gansa a organizaciones que serán de todo, menos democráticas, y que naturalmente no buscan su propio beneficio.Y te voy a explicar cómo debes proceder para aprovechar al máximo estos históricos momentos:

Para empezar, cada partido político hace un librito donde los señores esos que han escogido tan amablemente por tí (para que tú los escojas luego) han pagado mal a diez o doce becarios estudiantes de publicidad, sociología y ciencias políticas para escribir lo que el partido quiere hacer con el país en cuatro años. Ese librito se llama PROGRAMA, y las opciones de qué hacer con él son varias, a saber:

1- NI MIRARLO: Esta es, sin duda, la opción mayoritaria y, por lo tanto, (democráticamente hablando) la más buena y la más fiable. Si, vale, te lo puedes mirar y tal, pero recuerda que leer es cansado, y además te puede sentar mal si te lo miras después de las comidas: ojos irritados, sobrecalentamiento de neurona (sí, TU neurona), agujetas en la espalda... eso por no comentar que puede que leas algo que NO TE GUSTE. Nada, nada, para ahorrarte disgustos, mejor MIRA LA TELE (el cómo, ya lo miraremos en profundidad).

2- MIRA LA TELE: un buen antídoto contra tu perversa y malsana curiosidad hacia lo que hará con tu futuro lo tipos a los que votes, sin necesidad de cansarte demasiao, es mirar la tele. Eso es más descansao, pero no está exempto riesgos. La tele se divide en varias categorías:

a. TELEDIARIOS: Escoge la cadena que más te guste y mírate el informativo. No te preocupes por escuchar cosas que no te gusten, porque si tienes tendencia hacia un voto u otro, no te gustará en absoluto la programación de la cadena que pueda decir cosas desagradabes. Es muy difícil que a un votante de derechas le gusten las series japiflogüerpower de las cadenas progreschachiguachis, así como que a un votante de izquierdas le de por soportar la caspa de las cadenas casposas y rancias. Pero cuidao, porque puede que en mitad de un informativo te encuentres declaraciones de un candidato dicendo cosas como:

(Para evitarme problemas con las autoridades, permítanme usar unas declaraciones reales de otro país. Pero ná, casi ni se nota a lo que hay en ASPAÑA)

“Si bien la visión del presidente de la Comisión de Finanzas es que la economía ha entrado en una fase de estabilización a ser reforzada, mediante la idea de restarle ceros al bolívar, para borrar las huellas de la inflación pasada, y una serie de medidas en materia fiscal, de tasas de interés y de control de las importaciones, los precios muestran que hay un desajuste”

”En los últimos doce meses, a pesar del control de precios, del anclaje del tipo de cambio y de la red Mercal, los alimentos registran un pronunciado salto de 23,5%. "Estuvimos chequeando eso y pensamos que es una condición estacional, esperamos que se modere en los próximos meses y aún estamos en la meta de no más de 12% como inflación del año", explica Rodrigo Cabezas, quien sostuvo una reunión con el ministro de Finanzas, Nelson Merentes”


De manera que, para evitarse problemas, si pueden, tampoco miren los informativos. Allá ustedes.

b. ANUNCIOS DE PROPAGANDA ELECTORAL: Son la fuente más fiable y objetiva para obtener información. Tú sólo tienes que apalancarte delante la tele y dejarte llevar por los mensajes que te vayan llegando. Luego votas a quien te haya caído mejor o a los contrarios de quienes te hayan caído peor. ¡Es fácil y divertido!.

3- MÍRATE SÓLO EL QUE SEPAS SEGURO QUE TE VA A GUSTAR:

Si tus irrefrenables ansias masoquistas no resisten la tentación de comerte la cabeza (como nadie te ha pedido que hagas), por lo menos haz el favor de ir sobre seguro y leerte el programa de TU partido, o con el que te sientas más identificao (uséase, el que te digan tus amigos, o cualquier otra persona que tenga las ganas de pensar por tí). Luego, cuando te lo hayas leído, vas a tener la sensación de que, realmente, tú NO TENÍAS OPINIÓN sobre la mayoría de cosas que salían. NO IMPORTA. Olvídate de eso como si hubieras visto a tu abuelita tuerta y octogenaria en la barra de un bar de camioneros bailando en plan Coyote Ugly, desabrochándose el refajo ortopédico mientras una multitud de osos le aplauden las gracias que tiene. TU OPINIÓN ES LA OPINIÓN DEL PARTIDO o te van a hacer un vacío que ríete tú del mobbing empresarial. Despídete de favores, enchufes, chanchullos, vida social y todo lo demás por lo que tú y yo sabemos que entraste en el partido. Bueno, voy a ser más generoso: vamos a poner que entraste por motivos altruístas e ideológicos, pero ambos sabemos por qué seguiste allí a la semana y media de ver cómo era la cosa por dentro, de manera que no me vengas con cuentos chinos.

4- MÍRATE LOS DE TODOS LOS PARTIDOS:

Y luego prepárate para que te linchen entre todos, traidor de los cojones. ¿pero a quién se le ocurre ir de listo? ¿Pero tú no entiendes, subdesarrollao, que entonces igual puedes cambiar de idea y tirarte para esa aberración maldita y antinatural que algunos ya llaman VOTO ÚTIL? ¿qué es eso de CONSIDERAR siquiera el cambiar el sentido del voto? ¿pero qué será después? ¿eh? ¿empezar a valorar si LOS TUYOS lo han hecho bien o mal? ¡Pero qué gilipollez es esa! ¡LOS TUYOS pueden cargarse el país si quieren, pero son los TUYOS! ¡Mal compañero, desagradecido, traidor! ¿Y luego qué? ¿que a alguien se le ocurra que una responsabilidad tan grande como el voto sólo la pueden ejercer los que demuestren que realmente saben lo que están votando y a lo que no?. ¿Pero tú que pretendes, anormal? ¿CARGARTE EL SISTEMA?



Espero que el linchamiento de ese último anormal sirva de lección a toda la gente honrada, sana y con criterio de este gran país. Les hemos tendido el puente hacia la felicidad absoluta. Háganme caso y cójanla como hicieron en la transición o ya saben lo que pasa: guerra civil al canto. Me importa una mierda que sean ustedes diabéticos y que sólo les demos para escoger entre dos alimentos que el médico les ha prohibido. No hay otra cosa, cójanlo o se mueren de hambre. Ustedes mismos.

Cuídense mucho y sean felices. Y procuren no creerse demasiado a quien ofrezca un euro a cambio de cincuenta céntimos. Algunas veces, sale mal.

Resumiendo, y por si acaso a alguien se le pasa por la cabeza pedir que este humilde blog de su opinión verdadera sobre el tema que nos ha ocupado el rato entre exageración y exageración, vean este bonito epílogo con el que me identifico totarmente:

miércoles, enero 09, 2008

Carta a una hija nonata

Damas y caballeros, estas fechas le vuelven a uno nostálgico.

Quieras o no, las pasadas fiestas navideñas tienen un nosequé... como que te recuerdan los viejos tiempos... el primer regalo... los primeros villancicos... la primera noche en comisaría... y no he podido evitar acordarme de alguna gente humanosa con la que tuve el honor, el placer y el privilegio de compartir experiencias vitales en mi época más, digamos, extrarradialmente currela, y con los que pasé (unos de) los años más intensos de mi vida adúltera... digo, adulta.

Esos HOMBRES de pelo en pecho, orgullo de patrias, madres y banderas, con los que trabajé codo con codo para levantar este gran país, esos jóvenes de mente clara y visión de futuro, esas futuras élites de la clase obrera cuyo recuerdo embarga mi espíritu y llena de lágrimas mis ojos... en definitiva, esa MIERDA DE KILLOS drogotas y analfabetos que tuve que aguantar mientras con una mano me intentaba sacar un oficio en un Centro de Formación Ocupacional, y con la otra tenía que meter unas cuantas bofetadas al que se me pasaba de chulo (rezando, con el culillo encogido del miedo, para que no estuviera enfarlopao hasta las orejas y las notara, que algunos no veas cómo volaban de alto ya de buena mañana...). (SUSPIRO)... qué recuerdos...

(Nota pre- disculpatoria, o parecido: Que nadie se me lleve a engaño, lejos de mí el estigmatizar a toa la juventú, y menos a una tribu urbana en concreto. Los hay que confunden a los killos con los bakalas o los makinetos. Nada más lejos de la realidad, eso es una tremenda falta de respeto por algunos bakalas y makinetos, que están varios peldaños por encima de los killos en la escala evolutiva aunque a veces compartan hábitat. A los subdesarrollaos a los que me refiero eran relativamente minoría en el CIFO, donde por suerte abunda también la gente que aprovecha para sacarse título y ganarse la vida de puta madre. Pero aunque pocos, tocan los huevos como una nube de mosquitos asesinos que cantasen a capella los grandes éxitos de Camilo Sesto mientras te chupan la sangre. A los únicos que pido disculpas por ofender y usar clichés sobadísimos para lograr un mínimo efecto cómico en este post, es al colectivo de estilistas de peluquería, las bromas basadas en los cuales, al menos dentro de este post, no tienen nada que ver con lo que siento realmente. ¡Vivan los estilistas! ¡Joder ya!. Ahora, con los que sí me meto en serio, uséase con los kiyacos, si por mí fuera los (párrafo eliminado por incitar a la violencia indiscriminada contra colectivos, calificada como crimen de guerra ante varios tribunales europeos desde los juicios de Nüremberg) a todos. Y aún me quedo corto.

Es precisamente pensando en esos caballeros que escribo desde ahora, y pensando un el futuro, por si acaso yo tuviera la desgracia de no estar ya, mi muy sentida:

CARTA A UNA HIJA:

Hija, si alguna vez lees esto, querrá decir que yo ya no estoy. De modo que, con todo el cariño y todo mi corazón, debo confesarte que me haría mucha ilusión que hicieras algo por mí. No, no llores, hija, ahora más que nunca debes ser valiente. Es algo muy sencillo: levántate, sal de la habitación, abre la puerta, mira al horizonte y, cuando sientas que éste te está mirando, pon la mejor de tus sonrisas... y luego, recógeme del suelo y éntrame en casa antes de que se entere tu madre de que ya he vuelto a llegar tó siego a casa. Que ya sabes que siempre pierdo las llaves y me tumbo a dormir la mona en la puerta, por no ser capaz de distinguir cuál de los cuatro botoncitos que me han bailao delante las narices (a ritmo de folk, mientras cuatro hipopótamos rosas se marcaban un zapateao irlandés) era el timbre verdadero…

Aluego me metes la cabeza debajo la ducha mientras me preparas cuatro cafeses bien cargaos mezcladitos con yemas de huevo, y te vas pensando una buena excusa para explicar mi ausencia nocturna delante tu madre, que desde que se sacó el primer dan está mu pero que MU susceptible y picajosa. Y como comprenderás, en mi actual estado, no estoy en condiciones de verla manejar el palo de ocho puntas y media.

Cagüen la leche, hija, que no estoy de broma, no leas más... joder, ¡QUE MUEVAS EL CULO YA O LA ASIGNACIÓN DE ESTE MES TE LA GANAS CURRANDO EN LA SASTRERÍA ILEGAL DE LOS CHINOS, CAGONTÓLOQUESEMENEAYA!!!

Ah, ¿cómo? ¿que no estoy delante la puerta durmiendo toa la mona? ¿que estoy MUERTO? ¡La madre que me parió, pues si que estamos buenos...! ¡yo muerto y tú chafardeando en mi blog como una jodida cotorra marujona de tercera!. Qué vergüenza hija, de verdá, ya podrías haberte dedicao a mirar doblajes cachondos de GUNTHER en el yutube, como todo el mundo. Te sorprenderá entonces que yo sepa que eres una mujer, si a la hora de escribir esto tu aún no has nacido, pero chata, es que me lo has puesto a güevo: si fueras un chico y además fueras mío, nada más meterte en mi Historial habrías acabado con los ojos fuera de órbitas de tanta teta y tanto culo que te habrías encontrao, y tu única preocupación sería decidirte por dónde empiezas a castigarte la muñeca de tanto darle a la zambomba como el puto chimpancé libidinoso, obsexo y adicto a las películas de Mariano Ozores que serías, como buen hijo mío, joder. Bueno, o es eso, o eres más gay que todo el colectivo de estilistas de peluquería del barrio de Chueca, pero en fin, oyes, pal caso es lo mismo, porque total, hija, ya que estoy muerto, te tendré que dar desde aquí los consejos que nunca pude darte en vida.

Hija, que tenga que hacer esto desde la tumba es una verdadera lástima. Normalmente, todo padre espera con impaciencia el día en que su hija adolescente le plantee las primeras preguntas serias sobre la vida, para hacer después lo que mejor sabe hacer: endilgársela a la madre y mandarlas a las dos a un hotel de Andorra, para que tengan esas horribles y machaconas charlas de mujer a mujer lejos, pero que muy, muy muy lejos, mientras servidor se monta una fiestorra de Miss Camiseta Mojada en la piscina, con siete u ocho de tus mejores amiguitas para ejercer esa tradicional función pedagógica que es el enseñar a servir chupitos sin manos. (Suspiro). Pero qué le vamos a hacer, habrá que hacer esto desde aquí.

En fin, chica, no sé qué te habrá contado tu madre sobre los hombres. Sí, lo has adivinado, vamos a hablar de hombres. Bien pensado, tampoco sé qué te habrá contado tu madre sobre mí, ya que esto de estar muerto me da que me pone en situación de desventaja. Por si acaso, dile a tu madre que eso es mentira, que no se pudo probar nunca nada y que jamás de los jamases tuve un viso de infidelidad. ¡Ja! ¿sorprendida? ¿creías que no sabía que tu madre vigilaba este blog desde que se enteró de que me comentaban otras mujeres?. ¡Naturalmente que lo sabía!. Pero hija, debes creerme, jamás fui infiel a tu madre con ninguna; básicamente porque no se dejaron (¡ninguna!¿te lo puedes creer? ¡ninguna! ¿pero se puede tener peor gusto con lo regüeno que estoy y lo bien que me veo delantel espejo?). Por lo visto, el hecho de no pisar la ducha durante semanas, llevar una dieta basada en Whoopers y destilar un alientazo que mata cucarachas de tanto mamar güiskazo del D.I.A% te hace mucho menos atractivo cuando no hay una pantalla de por medio.

Oye, hija, no me mires así, que Pocholo hacía lo mismo, y yo pensé en que imitándole tendría éxito en la vida... luego me enteré de que estaba forrao a billetes el muy cabrón, y así cualquiera. Eso me pasó por no acabarme de leer el artículo de la revista del Tomate en la peluquería. Que esto te sirva de primera lección, hija: siempre que vayas a la peluquería, roba la revista que te leas, que nunca se sabe. Y como segunda lección, recuerda: tú nunca tienes la culpa de nada; en todo caso, la tiene el puto estilista que te llamó antes de que acabaras de leer lo que necesitabas (Grrrrrrrrr... como odio a los estilistas, con esos uniformes y esa cara de niños buenos, cuando todo el mundo sabe que se reúnen en secreto para ensayar tácticas de guerrilla con los peines y los secadores para asaltar en masa El Vaticano y conquistar el mundo antes del 2014... os odio, os odio osodioosodioOSODIOOOOOOO!!!!! ¡SOIS PEOR QUE LOS FUNCIONARIOOOOOOS!!! (si lo sabré yo, que soy uno de éstos últimos, y el día que escriba lo que he visto... amos... la patá que me van arrear...)

Y sí, todavía no os he perdonao que me quedara calvo, no me hableís de alopecia congénita mamones, ni de que mi familia es calva desde hace milenios, SÉ que me hicisteis algo cuando iba a la universidad... experimentasteis conmigo, ¿verdad? ¿eh? ¿eeeeh?¿VERDAD?¿VERDAD?... me pusisteis un microchís o algo así en el cuero cabelludo, ¿EEEEH? Ganímede, Raticulín... ¡Xiu, xiu!. Lo noto, lo noto aquí zumbándome en la cabeza, anda, no, si es un bicho de estos que se comen el papel (nota: A ver si me acuerdo este año de limpiar un poco la casa, que es bisiesto y ya toca) . NO IMPORTA, estoy seguro que uno de vuestros experimentos hizo que se me cayera el pelo... y luego me privasteis del éxito no dejándome leer el secreto del éxito de Pocholo... y ahora estoy muerto, ¡SEGURO QUE POR VUESTRA CULPAAAAA!

Arf, arf, arf… espera hija, que me parece que me he desviao del tema, esto me pasa por esnifar Ajax Pino a las cuatro y media la mañana... pero es que sin ese chute no me despejo la cabesa del trifásico de Fray Perico con Beilis de las dos y media. Te estaba hablando de cómo sobrevivir en un mundo de hombres. A ver que recapacite...

Te iba diciendo que si ya eres tan chafardera y metomentodo para fisgar (como la maldita comadreja despreciable que eres) en el viejo blog de tu padre muerto, seguro que ya estás en una edad en la que te habrás percatado de la existencia de los hombres, pero a lo mejor no estás segura de qué o cómo son. Una definición básica desde tu punto de vista sería que los hombres son esos humanoides simiescos y unineuronales, de conversación monosilábica a lo sumo, músculos atrofiados por ingesta de pastillas para engorde de ganado porcino que les han colao como esteroides en su visita (anual) al gimnasio, y que se pasean por el mundo dentro de un carro tuneao con unos altavoces más grandes que un trailer de melones con el chumba chumba chumba como si quisieran transmitir un mensaje al telescopio espacial Hubble, precisamente para evitar tener que escuchar insípidos e interminables monólogos de las mujeres a las cuales invitan a entrar mientras ellos intentan fingir patéticamente un mínimo de interés a cambio de sexo (por eso el chumbachumba incita a seguir el ritmo sentao haciendo todo el rato que SÍ con la cabeza). Eso, según tú, son los HOMBRES.

El resto de humanoides con rasgos mínimamente masculinos son para ti unos PRINGAOS o unos MARIQUITAS. Te preguntarás cómo conozco también este dato estando yo más muerto que la dignidad de Paulina Rubio, y yo te respondo: si te atrajera lo que tú llamas PRINGAO, estarías leyendo una página web realmente útil y estimulante intelectualmente, pero estás fisgando en el blog de tu padre muerto, so desgraciá, de modo que no dejas de ser una jodida GARRULA con menos curiosidad intelectual que el letrista de las baladas de ANDY Y LUCAS, y que con mucha suerte se quedará embarazada de penalti con ayuda del encargao de una gasolinera el día que te no te llegue pa pagar a la vez la gasofa y el tabaco. Si aún fuera así, tendrías un futuro digno, pero conociéndote, no caerá esa breva. Y se te atrajeran lo que tú llamas MARIQUITAS, o mejor dicho, esos chavales asexuaos que se llevan ahora y que parecen clones del David Bowie alimentaos exclusivamente de ensaladitas y sopas de sobre Mercadona, rollo Tokio Hotel pa entendernos, pues serías una de esas chiquillas depres y ya te habrías deshidratao de llorar a mares, como si a cada párrafo del blog visionaras la escena final del enano cabezón de E.T diciéndole al acémila pusilánime del Eliott lo de “nunca ti olfidaréeeeeee...”. Nada, nada, tú eres una jodida KILLA como la copa un pino, si lo sabré yo. Precisamente por eso, tienes que saber unas cuantas cosas fundamentales de los únicos hombres a los que podrás arrimarte en tu perra vida. A ver hija, ya sé que te duelen los ojos porque nunca has leído más de página y media en tu vida, pero haz un esfuerzo, concéntrate o mejor aún, cálzate un porro de los tuyos que si no te me vas a desmayar de tanto leer polisílabos, y atiende:

a) ÉL siempre querrá más a su coche que a ti. No importa que sea una mierda de Fiat Punto menos seguro que jugar a la ruleta rusa con cinco balas de punta hueca. Pero por Dios, hija, para él su coche es como su puta alma, la espada del samurai, si se lo quitas es como si le arrancaras a Rocco Sifredi su herramienta de trabajo ayudándote de una colonia de termitas mutantes antropófagas amaestradas. Bueno, de hecho, querrá más a cualquiera de los electrodomésticos de casa que a ti. Sí, incluso a la cafetera italiana que no funciona y que precisamente tú le regalaste para celebrar que le admitieran como segurata en aquella fábrica. Sí, en esa en la que duró tres días, hasta que llegó empastillao hasta las cejas a hacer guardia en la garita y se le colaron cinco gitanos en el almacén. Al menos, nunca se le ha pasado por la cabeza dejar tirada a la cafetera.

b) Cuando te contó que le despidieron de la fábrica por intentar hacer más divertido el trabajo, olvidó mencionar que participó estando borracho en una carrera de toros por el interior del almacén, tras haberse desayunao un cacho del pan que tiene en su pocilga de habitación para que le crezcan hongos alucinógenos. Y no, no es que crea de verdad en fantasmas, es ahora a sus veintitrés años le da por oír voces que le llaman por haberse drogao desde los catorce. Es lo que tiene.

c) Cada vez que te prometa “dejar la coca” está pensando inmediatamente después en “el mes que viene”. Pero por lo menos, asegúrate que la próxima vez no le cuelen un gramo de tiza blanca machacá por cincuenta euracos, por mucho que su cabeza ya no sepa distinguirlo, asegure que es de lo mejor que ha probao en su vida, y vuelva al día siguiente a por otra. Mejor dicho, si eso pasa, conviértete en su camello y exprímele hasta el ADN, porque pensión, lo que se dice pensión, este pendón agarrao no te va a pagar un euro en su vida, entre otras cosas porque toda la pasta se la esnifa por la napia.

d) Cuando tú estés hablando y él te vaya diciendo “ajá”, en realidad está pensando en si ya está bien de perder el tiempo contigo y si ya es hora de liarse con tu hermana.

e) No pronuncies en voz alta la palabra “hijos” sin asegurarte de que la puerta está cerrada, la calle cortada y el buga sin la pipa del delco. Aún así asegúrate de acolchar la pared por si intenta atravesarla y de que en la habitación no haya cinturones, corbatas o cualquier objeto que incite al suicidio.

f) Cásate con él antes que se entere de que estás embarazada o saldrá escopeteao como Frenando Alonso al oler un contrato con Ferrari, y no lo vas a volver a ver en tu perra vida. Cosa que, por otra parte, me alegraría, fíjate tú...

g) Esos cien euros que faltan en el banco no se los ha gastado en gasolina, so boba: se ha ido al puticlú de camioneros. Si no, no hubiera vuelto sonriendo, sino cagándose en la puta madre del gasolinero, de la compañía, de los entresijos de la geopolítica internacional, y en toa la genética de los países productores de petróleo. Y no, tampoco le han atracado esos quince ninjas armados hasta los dientes: nadie vuelve suspirando ni olfateando compulsivamente su dedo medio mientras susurra “Margaritaaaaaaahhhh” tras un atraco, a no ser que lo hayan desvalijao los Village Pipol y encima le haya gustado resistirse ante el que iba armado con el palo de una fregona y el pote vaselina. Improbable, pero podría pasar, de modo que si ocurre, no pierdas ni un segundo y ponlo a currar de chapero, que aún comerás todos los días y todo. Nunca se sabe.

h) No es que sea “serio” ni “reservado”, furra: es un imbécil integral que no tiene conversación ni para dos minutos. Igual que en el sexo, coñe: no es que acabe rápido porque le gustes mucho, sino porque tiene los pulmones más atrofiaos que la moral de un político, no tiene resistencia, le importas un pimiento, y de lo que tiene ganas de verdad es de fumarse un porro con la hierba que guardas en la mesilla de noche. Ah, por cierto, tampoco es cierto que se dedique a ponerte otros nombres mientras está en la cama contigo como una especie de juego de rol erótico: es que está pensando en todas las que todavía no se ha pasao por la piedra. Y sí, cuando grita “¡Carlos!”, “¡Ernet-to!”, “¡Señor Frodo!”, “¡Sultán, sigue así, Sultán, buen perro, buen perrooooo, guau guau guauuuuuu!”, pues como que también. Si al menos no lo hubieras escogido pishicorto... pero no te hagas ilusiones, que eso va a ser de los esteroides pa gorrinos, que todo el mundo sabe que la encogen.
i) En resumen: haz el favor de fijarte en los detalles, hija, que si no igual no vas a ser capaz ni de cumplir tu gran objetivo en la vida: engañar a ese mierdas con cualquier pringao que tenga más dinero y parezca más manejable que él.

Y sobre todo, hija, recuerda: si tienes la oportunidad, cambia de gustos, que ahora cuando leas esto igual la ingeniería genética ha avanzao una barbaridad y consigues transformarte en una homosexual fetichista de los corsés de pinchos y de la sumisión absoluta en mazmorras medievales... estoy seguro de que a tu madre le costará menos aceptar ese hecho que tener como yerno a alguno de esos, ejem, hombres que te gustan ahora.

No te preocupes por mí: si es verdad la mitad de lo que he puesto aquí, me alegro un güevo de estar muerto. Amos que si me alegro.

Atentamente,

Tu Papá.

PD: todas, y digo todas, todas, todas las bromillas y anécdotas que acaban ustedes de leer respecto a las características de esos seres humanoides y humanosos (llámenlos como quieran, que en cada sitio tienen un nombre) están basadas en hechos reales, que el nene ha visto personalmente u oído de boca de algunos. Sí, encima les gustaba presumir. Y eso que he tenido que dejarme algunas de las anécdotas más burras porque no me pegaban con el guión, que si no... bof... no vean...

Cuídense mucho, sean felices, y procuren tener una vida intelectual moderadamente activa. No lo suficiente para que los pillen públicamente y los estigmaticen, que dentro de ná leer va a ser delito. Pero sí es bueno leer algo a escondidas, ni que sea en el lavabo (o acabarán como lo que acaban de leer... ustedes mismos... a mí, plin...).